Archivo de la categoría: Others

Katharine Cooper es una fotógrafa sudafricana (nacida en Grahamstown en 1978, vive y trabaja en Arles, Francia) estudiante perpetua de la fotografía, con un amor salvaje por el medio. Y, al mismo tiempo, estudiante de la vida, la naturaleza y la libertad que fotografía mujeres, hombres y niños con increíble respeto y sensibilidad.

Katharine Cooper dejó su país natal en 1986 para instalarse en Zimbabwe. Allí, en Harare, fue a la escuela con las hermanas dominicas y comenzó a aprender fotografía con su padre, un periodista, a utilizar su Nikkormat y luego una Leica M4 y una Hasselblad 500c de formato medio que sigue utilizando hoy en día.

Con 19 años, dejó África para licenciarse en fotografía en la Nottingham Trent University en el Reino Unido. En 2000, hizo un intercambio de estudiantes de seis meses con la famosa Ecole Nationale Supérieure de la Photographie (ENSP) de Arles, y decidió quedarse en la Camarque que le recordaba  África, y se apuntó como estudiante en la ENSP, donde se graduó con honores en 2004.

En 2005 Cooper comenzó a trabajar en el laboratorio para el gran fotógrafo Lucien Clergue, cofundador del festival de fotografía Rencontres d'Arles.

Utiliza principalmente su Hasselblad, con Kodak Tri-X y también películas Ilford, que ella misma revela y positiva. El proceso de elaboración e impresión de sus fotografías es una parte muy importante del contenido y de su visión y lectura fotográfica.

Cooper, que desde los 21 años vive en el sur de Francia, ha desarrollado un fuerte parentesco con su familia espiritual en Francia, en base a amistades con otros artistas, con los que comparte una convicción similar de la libertad.

En 2013 recibió el Prix de Photographie Marc Ladreit de Lacharrière - Academie des beaux-arts por su documental Les Blancs Africains. Voyage au pays natal, sobre la minoría blanca en Sudáfrica. Un tema tabú. Durante cuatro meses, ella viajó más de 6.000 km hasta los distintos lugares vinculados a su infancia y su historia personal, tanto en Sudáfrica como en Zimbabwe. Estas fotografías se exhibieron en Académie des Beaux-arts en París a finales de 2013.

“Cada vez que hago algo, cambio; estoy en evolución perpetua”, así se refería a su obra el artista mexicano Gilberto Aceves Navarro, fallecido la noche del domingo a los 88 años.

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) informó a través de su cuenta de Twitter del deceso de Aceves Navarro, “cuyo legado es imprescindible en el arte contemporáneo del país”.

Aceves Navarro, nacido el 24 de septiembre de 1931 en la Ciudad de México, se ausentó varios años de la escena artística por problemas de salud. El pasado julio reconoció en una entrevista con el periódico La Jornada: “Casi no veo, eso ha modificado mucho mi quehacer”.

Sin embargo, ese mismo mesabrió la exposición Hoy, Gilberto Aceves Navarro en el Museo de la Ciudad de México, con parte de su producción más reciente y que fue montada gracias al trabajo de la fundación que lleva su nombre, cuyo objetivo fomentar la educación artística en el país.

Precisamente la educación fue una de las actividades a las que dedicó gran esfuerzo, pues fue un docente muy recordado en la antigua Escuela Nacional de Artes Plásticas (hoy Facultad de Artes Plásticas) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde dio clases de 1971 a 2012.

Nunca se definió como un profesor “común”, pues trataba de plantear nuevos métidos a sus estudiantes, como él mismo lo explicó en otra entrevista con La Jornada, en abril de 2018.

Su método, al que llamaba “Cambiamos, por favor”, lo plasmó en un libro y se basaba, entre otras cosas, en el tacto.

2/2